Estrategia Crudo Brent

01/10/2013

Pese a la importancia mediática que tiene la evolución de los precios del petróleo, dada su enorme influencia en la composición de los índices de inflación, y su impacto directo en el bolsillo de los ciudadanos, el crudo presenta una estructura de precios bastante estable en el largo plazo, careciendo de una tendencia definida.

La calidad de crudo Brent, de referencia en Europa, se ha movido desde el verano de 2012 entre los  117 $ y los 100 $ por barril, en un rango de recorrido del 15%.

La renta variable americana ofrece un rango de movimiento en este tiempo del 24%, y la europea, algo superior (de entorno al 30%). Por su parte, el Oro, ha tenido un rango de oscilación en sus precios del 33% en este período (desde los 1.800  a los 1.200 $ por onza).

La mayor variable que afecta a la cotización del petróleo es la inestabilidad geopolítica en Oriente Próximo, dónde se concentra la mayor cuota de producción mundial. La escalada del conflicto en Siria durante el verano aumentó a corto plazo la volatilidad del crudo, presionando fuertemente su precio al alza cuando parecía inminente la intervención de Occidente (el 27 de agosto, por ejemplo, el petróleo Brent tuvo un movimiento cercano al 4% en un solo día), y provocando caídas posteriores cuando se puso sobre la mesa la propuesta rusa para evitar la intervención.

La segunda variable que más poder de tracción tiene es la cotización del Dólar americano en el mercado de divisas, en tanto en cuanto, el petróleo, al igual que el resto de materias primas, se compra y se vende en esa divisa. Una subida del Dólar provoca automáticamente una caída del precio del crudo, al encarecer su precio en términos comparables a otras divisas (lo que arrastra a la demanda).

En tercer lugar, la demanda de crudo, medida de diversas maneras,  también tiene un efecto sobre el precio del mismo. Los informes y pronósticos de la OPEP o de la AIE, y sobre todo, los datos macroeconómicos de los principales consumidores de petróleo (Europa, EE. UU. y China), suponen también motores de dirección sobre los precios del petróleo, provocando movimientos más moderados y sostenidos.  

Lo que sí resulta más tendencial es la relación entre las dos calidades de petróleo cotizadas. Desde el año pasado, el diferencial entre el crudo Brent y el crudo Ligero Americano (gráfico inferior) ha evolucionado de manera sostenida a favor del americano, pasando el diferencia de precios de 25 $ a tan solo 5 $ a favor del Brent. Invertir en función de este spread a través de un CFD puede resultar más atractivo que hacerlo directamente sobre el crudo.

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.
79% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor.
Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.