¿Qué son las acciones y cómo funcionan?

Las acciones son uno de los instrumentos financieros más conocidos. Descubre qué es una acción y cómo funciona, antes de echar un vistazo a los beneficios y riesgos de operar con estos conocidos activos.

Empieza a operar hoy. Llámanos al +34 91 787 61 61 o envíanos un email a info.es@ig.com. Estamos a tu disposición en un amplio horario.

Llámanos al +34 91 787 61 61

¿Qué son las acciones?

Las acciones son unidades de propiedad en una o más compañías. El titular, conocido como accionista, tendrá también el derecho a obtener una parte de los beneficios de la compañía en caso de que se paguen dividendos, así como derechos de voto.

En español, nos solemos referir a los mercados de acciones con las palabras acciones, valores o simplemente por la expresión "invertir en empresas/compañías", pero en inglés se utilizan diferentes términos que no son intercambiables entre sí por el matiz de su significado. El término equity, por ejemplo, hace referencia a la participación total en el capital social de la empresa tras el pago de cualquier deuda. Por su parte, los términos share y stock hacen referencia a una unidad de la propiedad. El término en plural shares se entiende como las unidades de propiedad en una compañía en concreto, mientras que equities y stocks son términos relacionados generalmente con participaciones en varias compañías.

El peso del voto de un accionista y el número de dividendos que reciba dependerá del número de acciones que emita la compañía y de cuántas participaciones tenga. Por ejemplo, si una empresa tiene 10.000 acciones en circulación, y un particular contara con 1.000 acciones, podría decirse que tiene un 10% de participaciones en dicha empresa.

¿Cómo funcionan las acciones?

La compra y venta de acciones funciona de una forma similar a un mercado, en el que las partes negocian un precio por el que intercambiar un activo. Las instituciones conocidas como bolsas de valores facilitan el intercambio de acciones que cotizan de forma pública. Para ello, es necesario que la empresa haya realizado una oferta pública de venta (OPV).

Cuando compras o inviertes en acciones, estás adquiriendo la propia acción subyacente, tratando de mantenerla a largo plazo. Si la compañía crece y su valor se incrementa, la cotización de sus acciones también subirá, y podrás vender tus participaciones para obtener ganancias. Mientras tanto, recibirías dividendos y derechos de voto. Sin embargo, si la compañía se devaluase, la cotización de sus acciones también caería y podrías sufrir pérdidas.

Por otra parte, si decidieras operar con acciones, podrías invertir en el precio del valor futuro del activo sin tener que tomar posesión del mismo. Este tipo de operaciones se realizan habitualmente como estrategias a corto plazo. Aunque no tuvieras las acciones subyacentes, podrías ir corto en acciones más fácilmente que operando en corto de forma tradicional. Por este motivo podrías obtener beneficios de acciones cuyo precio se devaluase, y no solo de aquellas que coticen al alza.

¿Por qué las empresas cotizan en la bolsa de valores?

La razón principal por la que las empresas cotizan en bolsa es para obtener capital al acceder a los mercados de renta pública, vendiendo sus acciones a inversores particulares e instituciones. Por lo tanto, es una alternativa para obtener capital a través de inversores de riesgo.

La mayoría de las empresas cotizan en bolsas de valores domésticas. Por ejemplo, en España el principal mercado de valores es la Bolsa de Madrid. Sin embargo, cada vez es más común que las compañías coticen en bolsas distintas para sacar partido de las inversiones extranjeras.

¿Cuántas acciones puede tener una empresa?

El número mínimo de acciones que puede emitir una compañía es una. Esta situación puede darse en el caso en el que solo haya un propietario de toda la compañía. Sin embargo, no existe un número para el máximo de acciones que una compañía pueda emitir, por lo que puede variar dependiendo de la empresa.

El número de acciones disponibles puede cambiar con el tiempo, ya que la compañía puede emitir más acciones o volver a comprarlas a los inversores.

¿Qué valor tiene una acción?

El valor de una acción podrá variar dependiendo de si observas su valor razonable o su valor de mercado. El valor razonable es el valor intrínseco de una acción en base a los fundamentales de la empresa, mientras que el valor de mercado es la cantidad que los inversores están dispuestos a pagar por la acción.

El valor razonable de una acción suele ser mucho menor que el valor de mercado, ya que este último está influenciado de forma considerable por la demanda, por lo que no siempre se refleja en los fundamentales de una acción. Si la demanda por una acción crece mientras la oferta se mantiene constante, el precio de la acción subirá debido a que los inversores están dispuestos a pagar más.

¿Por qué comprar u operar con acciones?

La gente compra y vende acciones como una manera de obtener exposición a la salud y al crecimiento de la economía global, así como al de una compañía. Tu decisión sobre invertir en acciones u operar con su precio dependerá de si estás interesado en estrategias a largo o corto plazo.

¿Por qué podemos comprar acciones?

Los inversores compran acciones debido a que están consideradas como una forma más efectiva, aunque más arriesgada, de generar rentabilidades a largo plazo que la posesión de efectivo. Durante los últimos 100 años, las acciones del Reino Unido han generado una rentabilidad media del 4,99% al año por encima de la inflación. Esto significa que el valor real de una inversión se habría duplicado cada 13 años. Por este motivo, si esperabas que la inflación fuese del 2,5% de manera constante, podrías esperar que tu rentabilidad fuera un 4,99% superior a la misma, dando lugar a una rentabilidad total del 7,5%.

Invertir en acciones le da únicamente a los inversores la opción de ir largo en las acciones de una compañía, por lo que solo obtendrías beneficios si las acciones aumentasen su valor y sufrirías pérdidas si su valor bajase. Sin embargo, puedes recibir dividendos incluso aunque el precio de las acciones de la empresa baje.

Los dividendos pueden considerarse como ingresos adicionales o reinvertirse en más acciones o fondos para generar rentabilidades de dividendos complejas.

¿Por qué podemos operar con acciones?

El trading de acciones a través de productos derivados se está popularizando gracias a que te permite ir corto o largo, dándote la posibilidad de obtener beneficios de mercados que están tanto al alza como a la baja, ya que no es necesario poseer el activo subyacente.

Cuando operas con acciones a través de productos apalancados como los CFD y las barrera, solo necesitarás poner una parte del capital requerido, conocido como margen en el caso de los CFD. Por este motivo, supone un enorme atractivo para operar con acciones, ya que se requiere un capital menor para obtener una exposición completa al mercado. Mientras que el apalancamiento supone unos beneficios significativos, también implica riesgos.

¿Listo para empezar a operar con acciones?

¿Cuáles son los riesgos de operar con acciones?

Los riesgos de comprar acciones

El riesgo principal que supone comprar acciones es que la compañía pase por dificultades o entre en bancarrota, o que el precio de sus acciones caiga a cero. Si esto sucediese, perderías únicamente tu inversión inicial. Por ejemplo, si invirtieses 1.000 euros, lo máximo que podrías perder si el precio de las acciones cayese a cero sería 1.000 euros.

Para los inversores, el riesgo de una caída a corto plazo en el precio de las acciones puede contrarrestarse con una popular estrategia, conocida como cobertura. Como alternativa, los inversores pueden diversificar sus participaciones al invertir u operar con el precio de un fondo cotizado (ETF). Estos fondos son cestas de acciones que monitorizan los movimientos del precio del mercado subyacente.

Los riesgos de operar con acciones

El riesgo que conlleva el trading de acciones es considerablemente distinto debido al apalancamiento. Cuando operas con margen, tanto tus beneficios como tus pérdidas se calculan de acuerdo con el valor completo de tu posición, en vez de basarse en tu depósito inicial. Esto quiere decir que, aunque tengas la posibilidad de aumentar tus beneficios, podría suceder lo mismo con las pérdidas, en especial con los CFD. Sin embargo, con las barrera, tu riesgo total se limita a la prima que pagas para abrir tu posición.

No obstante, hay herramientas que los inversores pueden utilizar para gestionar este riesgo. Por ejemplo, los stop-loss permiten a los inversores definir un punto de salida para las posiciones que se mueven en su contra, mientras que las órdenes límite cerrarán una posición cuando el mercado se haya movido en una cierta cantidad a favor del inversor.

Con IG, tendrás una protección ante el balance negativo. Si tu saldo cae por debajo de cero debido a las perdidas resultantes de tus operaciones, lo devolveremos a cero tan pronto como sea posible sin ningún coste adicional.1

En caso de que decidas ir corto en una acción, ya sea de forma tradicional como con productos derivados, estarías expuesto a un número ilimitado de posibles desventajas. En teoría, no existe un límite sobre cuánto podría subir el precio de una acción.

Cómo comprar u operar con acciones

Cómo comprar acciones

Para comprar acciones, necesitas abrir una cuenta de compraventa de acciones (share dealing, en inglés) con un proveedor que la ofrezca. Puedes, o bien comprar un número fijo de acciones (por ejemplo, 100 acciones), o bien acciones por una cantidad determinada (digamos acciones por un valor total de 1.000 euros). Una vez que hayas comprado las acciones, eres el titular de las mismas y podrás beneficiarte de cualquier pago de dividendos. Podrás vender las acciones en una fecha posterior si lo consideras oportuno.

Cómo operar con acciones a través de los CFD o las barrera

Para operar con el precio de una acción subyacente, puedes usar productos derivados, como los CFD y las barrera. Antes de empezar a operar con acciones, es importante entender tanto los beneficios de utilizar estos productos como los riesgos asociados con ellos.

Una vez que comprendas cómo funcionan los CFD y las barrera, puedes empezar a operar con acciones abriendo una cuenta real con IG. Como alternativa, puedes abrir una cuenta demo en primer lugar para practicar el trading de acciones en un entorno libre de riesgos.

Preguntas frecuentes

¿Cómo puedo comenzar a operar con acciones?

Sigue estos pasos para empezar a operar con acciones:

  1. Amplía tus conocimientos sobre los mercados financieros con la gama de cursos que te ofrece Academia IG
  2. Abre una cuenta e ingresa fondos
  3. Decide si vas a operar en largo o en corto
  4. Abre tu primera posición y contrólala

Por otra parte, puedes practicar tu trading en un entorno libre de riesgos utilizando una cuenta demo de IG. Podrás operar con 20.000 euros de fondos virtuales para construir tu estrategia de trading de acciones sin utilizar dinero real.

¿Reciben pagos los accionistas?

Sí, aunque esto no supone en absoluto un ingreso garantizado. Existen dos métodos en los que los accionistas reciben pagos: por dividendos o por apreciación del precio de las acciones.

Los dividendos son una distribución de efectivo de cualquiera de los beneficios de la empresa, y se pagan periódicamente a los accionistas, dependiendo de cuántas participaciones tengan en ese momento.

Los ingresos recibidos por una apreciación del precio de las acciones solo se pueden rescatar una vez que se haya cerrado la posición. La cantidad recibida dependerá de cuánto haya cambiado el precio desde el momento en el que se abre una posición hasta que se cierra.

¿Qué tipos de acciones hay?

Hay dos tipos de acciones que cotizan en un mercado financiero: ordinarias y preferentes. Las acciones ordinarias permiten el derecho de voto en las reuniones de accionistas y pagos de dividendos. Las acciones preferentes no facilitan por lo general derechos de voto, aunque los accionistas tienen más prioridades en lo que respecta a los derechos de reclamación de los beneficios que los accionistas comunes.

Amplía tus conocimientos sobre los mercados financieros

Aprende a operar sobre una amplia gama de mercados y verifica tus conocimientos con los cursos online que te ofrecemos en Academia IG.

También puede interesarte…

Comienza a operar con más de 70 mercados americanos con IG

Saca partido de la volatilidad en índices, sectores, materias primas, bonos o divisas

Compara valores para aprovechar las oportunidades

1 La protección contra el saldo negativo solo es aplicable a las deudas relacionadas con la operativa y no está disponible para los inversores profesionales.

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 76% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Las opciones y los turbo warrants son instrumentos financieros complejos y su capital está en riesgo. Puede sufrir pérdidas rápidamente. Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.