De nuevo, malas noticias desde China

La Bolsa de Shangai ha vuelto a desplomarse un 6%, pero las noticias no causan bajadas tan significativas como cabría esperar.  

bg_Shenzhen_Logo_AX177_7973_9

Caídas moderadas de las Bolsas europeas a estas horas, mostrando cierta confusión ante dos hechos de distinta naturaleza.

En primer lugar, existe cierta presión alcista, motivada en el buen cierre de Wall Street de ayer y en el cierre muy alejado de máximos de los selectivos europeos (de nuevo, se volvió a cumplir el guion de los últimos días, en los que el cierre siempre ha quedado muy lejos de los máximos intradía), y en la fuerte caída que acumulan los selectivos comunitarios desde la semana pasada, causada por la crisis del Yuan.

El S&P500 cerró con subidas del 0,52%, mientras que el Nasdaq se anotó un 0,86%. Y todo ello pese a la publicación de un muy mal dato del Empire State de NY en agosto, que quedó muchísimo peor de lo esperado.

Pero, por otro lado, hoy tenemos muy malas noticias de Asia, que podrían perfectamente haber causado una fuerte bajada en Europa. La Bolsa de Shangai ha vuelto a desplomarse, un 6% en concreto, tras conocerse un mal dato de precios de viviendas en el mes de julio en China, que ha castigado especialmente a los valores constructores. El Yuan ha vuelto a depreciarse, si bien, en los últimos minutos vuelve a recuperar gran parte del terreno perdido. El Banco Popular de China se ha visto obligado a inyectar hoy la mayor cantidad de efectivo en el mercado desde hace muchos meses, en un nuevo movimiento recubierto de cierta artificialidad y ejemplo de las urgencias que atraviesa la Institución monetaria, temiendo probablemente una fuerte salida de capitales de China, fruto de las últimas depreciaciones.

El Nikkei ha tenido un comportamiento mucho más tranquilo, cerrando con caídas del 0,32%.

Pero como decíamos, vistos los nervios que están mostrando los inversores europeos a los problemas de China, no hubiera sido raro que se hubieran registrado caídas mucho más pronunciadas.

Parece claro que el presente y el futuro inmediato de los selectivos europeos se escribe en mandarín. Todo empezó con una pequeña desaceleración del crecimiento chino (natural, por otro lado), que motivó una oleada de medidas expansivas por parte de las Autoridades del país, y que llevó asociada una fortísima subida bursátil. El estallido de esa burbuja local, y el desplome posterior, ha magnificado la percepción de los problemas de la economía china. Las Instituciones del país respondieron con cierta sobreactuación para frenar los desplomes bursátiles e incrementaron también las medidas cortoplacistas para relanzar el crecimiento, lo que no ha hecho si no atraer más atención y provocar más desconfianza. Nadie sabe a ciencia cierta qué puede pasar en China, país que se rige por parámetros muy alejados de los cánones occidentales. Y de esta forma, los inversores no acaban de tranquilizarse, manteniendo en su subconsciente un miedo potencial a lo que pueda suceder. Cuando no son los datos macroeconómicos, es el comportamiento de las Bolsas chinas, o la quiebra de empresas puntuales, o el movimiento del Yuan, o las caídas de las materias primas generadas por cualquiera de los anteriores factores. Noticas aisladas de escaso alcance, se suman creando un problema mucho más grande.

Así, estos temores están drenando la inercia alcista con la que se manejan las Bolsas, y que, en ausencia de los mismos, habría tenido mucho más efecto tras el acuerdo alcanzado con Grecia.

Los índices europeos perdieron ayer los mínimos de la semana pasada (los 10.900 puntos del DAX), situando el nuevo mínimo a vigilar ligeramente por encima de la zona de 10.800. Sin embargo, la recuperación posterior dejó un cierre por encima del soporte. El siguiente soporte lo encontramos en los mínimos de la crisis griega, en el mes de julio, cuando el índice tocó los 10.660. La primera resistencia la encontramos en 11.150. Las posibilidades de probar resistencias o soportes están estrechamente vinculadas a que se tranquilicen las cosas en China, y se detenga la llegada de noticias negativas. De ser así, la recuperación por encima de la resistencia sería rápida.

En el capítulo de datos macroeconómicos, tenemos que el IPC de julio en el Reino Unido ha quedado una décima por encima de lo esperado.

Esta tarde en EE.UU. conoceremos las construcciones iniciales de viviendas y los permisos de construcción en julio a las 14:30 horas.

En resultados empresariales, tendremos los de Home Depot y Wal Mart entre otros.

En divisas, el EUR/USD cotiza con leves caídas que alejan al par de la zona de 1,11.

Y en materias primas, el Oro no se mueve demasiado en las últimas horas, mientras que el crudo rebota desde los nuevos mínimos cosechados tras la apertura de hoy. El Brent ha llegado a perder los 48,50$, cuando Morgan Stanley alertaba ayer que la demanda podría descender tras el fin del verano y la llegada del otoño.

SITUACIÓN EN EUROPA

Índices europeos en SIGNO NEGATIVO

IBEX: -0,22%  

DAX: -0,21%  

CAC: -0,45%

FTSE:  -0,58%  

PSI: -0,24%

MIB: -0,23%

EUROSTOXX:  -0,16%  

EUR/USD: -0,13% (1,1065)

Oro: +0,14% (1.119 $)


Aprenda con nuestros expertos en Academia IG, a través de cursos online paso a paso, webinarios y seminarios presenciales diseñados para ayudarle a desarrollar sus habilidades en el trading.

Encontrar un artículo

Esta información la ha elaborado IG, nombre comercial de IG Markets Limited. Además del aviso sobre riesgo de abajo, el material de esta página no contiene un registro de nuestros precios de trading, ni una oferta ni una propuesta para una transacción sobre ningún instrumento financiero. IG no acepta responsabilidad alguna por ningún uso que se pueda hacer de estos comentarios ni de las consecuencias de dicho uso. No se garantiza la exactitud ni la completitud de la información. Por consiguiente, cualquier persona que actúe guiada por los artículos lo hace enteramente bajo su propio riesgo. La investigación proporcionada no está relacionada con ningún objetivo específico de inversiones, ni con ninguna situación financiera ni las necesidades de ninguna persona específica que pueda recibirla. No se ha elaborado de acuerdo a los requisitos legales designados para promocionar la independencia de la investigación para inversiones y por tanto se considera una comunicación publicitaria. A pesar de que no estamos especificamente restringidos de operar de acuerdo a nuestras recomendaciones, no buscamos sacar provecho de ellas antes de ofrecérselas a los clientes.

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.
79% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor.
Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.