Trump vs China: la guerra comercial entre China y Estados Unidos

Los efectos de las tarifas arancelarias impuestas por el presidente estadounidense Donald Trump se han notado en todo el mundo. Obtenga más información acerca de cómo se ha desarrollado hasta el momento la batalla entre las dos economías más grandes del mundo.

¿Qué es la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

La guerra comercial fue iniciada por Donald Trump como respuesta a una supuesta amenaza china a la seguridad nacional de EE. UU., relacionada con el robo de propiedad intelectual estadounidense. Trump ha manifestado que el robo de propiedad intelectual por parte de firmas chinas debe ser atajado y, como resultado, ha impuesto una serie de tarifas que afectan al país asiático.

Esta guerra arancelaria entre Estados Unidos y China se basa en la decisión americana de incrementar los aranceles a China. El coste de los productos afectados será mayor y, como consecuencia, serán comprados por menos consumidores y empresas. Sin embargo, las acciones del presidente estadounidense han provocado una concatenación de impuestos en represalia por parte de terceros países que también se han visto afectados, como Canadá y México. Así, en lugar de haber conseguido un incremento en el consumo de productos nacionales, como el acero, los aranceles han causado que algunas empresas y sectores estadounidenses, ante unos costes de producción mayores, reduzcan puestos de empleo.

Opere con IG en mercados afectados por la guerra comercial

  • Exprima las reacciones del mercado

    Saque partido a los efectos de esta guerra comercial en el mercado operando con CFD

  • Horario extendido en índices de EE. UU.

    Opere fuera de horas en más de 70 índices y acciones de EE. UU.

  • Gestión de riesgos efectiva

    Proteja sus beneficios y minimice las pérdidas con una amplia gama de stops, límites y alertas

Mercados a los que estar atento durante la guerra comercial

Los mercados financieros de todo el mundo han experimentado un incremento de la volatilidad como resultado de la guerra comercial iniciada por el presidente Trump. Las restricciones no solo han tenido un impacto en empresas con vínculos directos con los países involucrados, sino que los productores y los consumidores también se han visto afectados.

Estos son los mercados de los que estar pendiente durante esta guerra comercial:

Índices

Los aranceles han provocado que el Dow Jones, el S&P 500 y el NASDAQ 100 hayan experimentado un aumento en la volatilidad, debido a la devaluación de algunos de sus componentes. Por ejemplo, el Dow cayó 800 puntos el 4 de diciembre de 2018, lo que supone su peor jornada desde el 10 de octubre de 2018. Este desplome fue la respuesta del mercado a la incertidumbre que rodeó el encuentro entre los presidentes Trump y Xi en Buenos Aires unos días antes.

La lucha comercial podría notarse no solo en índices nacionales, sino también en mercados globales, como el DAX y el FTSE 100.

Acciones

Los costes asociados a una guerra comercial siempre han afectado negativamente a las acciones de EE. UU. en los sectores industrial, tecnológico y agrario, ya que aumenta el precio de las materias primas. A su vez, marcas estadounidenses, como Harley Davidson, han trasladado algunos centros de producción a Europa para ganar accesibilidad a este mercado, ya que la UE ha aplicado tarifas al país americano como represalia.

La volatilidad en las acciones de EE. UU., con bastante probabilidad, continuará siendo alta durante el desarrollo de esta guerra comercial, y responderá con especial intensidad a la introducción o eliminación de tarifas arancelarias.

Precios en tiempo real

Mercados Vender Comprar Cambio
Wall Street
liveprices.javascriptrequired
-
-
Forex contado EUR/USD
-
-
-
Oro al contado
-
-
-
Crudo - Crudo Brent
-
-
-
Crudo Ligero EEUU
-
-
-

Los precios anteriores están sujetos a los términos y condiciones de nuestro sitio web. Estos precios son indicativos. Los precios en acciones tienen un retardo mínimo de 15 minutos.

Materias primas

Cualquier perturbación en la oferta y la demanda de las economías más potentes del mundo podría dar como resultado giros bruscos en los mercados de materias primas. Por ejemplo, el crudo de EE. UU. y la soja cayeron en 2018 debido a las tarifas impuestas por China.

Por el contrario, el oro y la plata experimentaron un aumento de sus precios, ya que los inversores los vieron como refugios seguros, frente a un mercado de valores decadente.

Divisas

Los pares de divisas como el EUR/USD y el GBP/USD se encuentran a la baja desde abril de 2018. Esto se debe tanto al brexit como a los aranceles introducidos por Trump. Sin embargo, los inversores deben estar atentos a las divisas de todos los países involucrados (además del euro, el dólar estadounidense y la libra, el peso mexicano y el dólar canadiense) y a divisas consideradas refugios seguros, como el yen japonés.

Las futuras decisiones durante esta guerra podrían agitar los mercados a corto plazo, por lo que los inversores deberían observar esta escalada de enfrentamientos a más largo plazo y, así, modificar sus estrategias de trading en consecuencia.

Donald Trump contra Xi Jinping

La lucha entre Estados Unidos y China se ha ido fraguando e intensificando durante años, y esta nueva guerra comercial la ha avivado.

Trump utiliza el argumento de la seguridad nacional como razón para iniciar esta pugna económica. Ha afirmado que ciertas firmas chinas han robado propiedad intelectual a varias firmas estadounidenses y que, bajo la legislación de la Organización Mundial del Comercio (OMC), se justifica la imposición de las tarifas, que se empezaron a implementar en marzo de 2018.

Además de combatir el robo de propiedad intelectual, Trump espera incrementar el grado de penetración de productos estadounidenses en los mercados extranjeros y aumentar el consumo de productos de fabricación nacional como el acero en el país. Esto se remonta a su campaña presidencial de 2016, durante la que prometió que su Administración pondría a "America first".

Como respuesta a las tarifas del país americano, el Gobierno chino, bajo la dirección del presidente Xi Jinping, ha gravado productos estadounidenses con un valor de más de 100.000 millones de dólares. Sin embargo, las hostilidades cesaron a principios de diciembre de 2018, cuando ambas partes acordaron una tregua de 90 días. El futuro de esta guerra comercial está aún por ver, ya que parece dudoso que cuando termine el armisticio las dos facciones se sienten a acordar una solución amistosa.

Los impuestos hasta el momento

Esta es una lista exhaustiva de los impuestos gravados por Estados Unidos y China desde marzo de 2018.

Marzo de 2018

Trump anunció impuestos sobre las importaciones de aluminio y acero provenientes de numerosos países. Estos supusieron un aumento del 10% para el aluminio y el 25% para el acero. China respondió con impuestos con un valor de 3.000 millones de dólares a bienes importados de EE. UU.

Abril de 2018

Trump propuso nuevas tasas con un valor de 100.000 millones de dólares a principios de abril como contestación a, en sus palabras, "una injusta represalia" por parte de China.

Mayo de 2018

Se iniciaron las conversaciones entre los representantes de ambos países. La primera reunión, celebrada durante el 3 y el 4 de mayo, no condujo a ningún resultado. Sin embargo, la segunda reunión, que tuvo lugar en Washington el 17 de mayo, concluyó con un acuerdo según el cual EE. UU. refrenaría la imposición de nuevas tasas y China aumentaría la compra de productos estadounidenses.

Junio de 2018

El 19 de junio, el presidente del país americano propuso una nueva serie de tasas con un valor de 200.000 millones de dólares, que se duplicarían en el caso de que China tomara alguna represalia. El día 27, sin embargo, EE. UU. tomó una postura menos agresiva y se limitó a restringir las inversiones chinas en el país.

Julio de 2018

Estados Unidos hizo efectivos el 6 de julio nuevos aranceles con un valor de 34.000 millones de dólares a importaciones chinas, y el país asiático contratacó imponiendo tasas de un valor similar a las importaciones estadounidenses. Además, China aplicó una tasa del 25% a la soja estadounidense, que se mantendrá hasta finalizar esta lucha.

Agosto de 2018

China realizó dos reclamaciones a las OMC. La primera se remitió el 14 de agosto, y en ella se argumentaba que las tasas del país americano sobre sus paneles solares estaban dañando gravemente no solo esa industria, sino también otros intereses comerciales chinos. La segunda reclamación se emitió el 27 de agosto como reacción a una nueva aplicación de tasas con un valor de 16.000 millones de dólares el día 23. Además, China replicó con unas tasas de un valor semejante.

Septiembre de 2018

El 17 de septiembre, EE. UU. anunció nuevos aranceles del 10% sobre bienes con un valor de 200.000 millones de dólares, que se hicieron efectivos el 28 de septiembre y duraron hasta finales de 2018. El país norteamericano se planteó elevar estas tasas hasta el 25% a principios de 2019. El 18 de septiembre, China respondió con impuestos con un valor de 60.000 millones de dólares sobre productos estadounidenses, que entraron en vigor a la vez que los aranceles del país americano.

Octubre de 2018

En octubre se dio a conocer que Trump y Xi coincidirían en la cumbre del G20 celebrada en Buenos Aires a finales de noviembre. La administración estadounidense confirmó que se reunirían, y declaró que volvería a aplicar un aumento en los impuestos si el encuentro con el presidente Xi no desembocaba en resultados positivos.

Noviembre de 2018

Trump manifestó su intención de incluir la soja en el posible acuerdo con China, ya que el país asiático la había gravado con un 25% en julio de 2018, para congoja de los granjeros estadounidenses. Además, el 20 de noviembre, la OMC aceptó investigar la política china sobre propiedad intelectual.

Diciembre de 2018

Trump y Xi llegaron a un pacto durante la cumbre del G20, y a principios de diciembre comenzó un periodo de tregua de 90 días durante el cual ningún país implementaría nuevos aranceles. En este pacto, EE. UU. se comprometió a no subir los impuestos del 10% al 25%, como había propuesto inicialmente, y China accedió a comenzar a comprar de forma inmediata una cantidad "sustancial" de productos estadounidenses, incluida la soja.

Los otros blancos de Estados Unidos

Canadá

El 1 de julio de 2018 se hicieron efectivas las tasas canadienses sobre las importaciones estadounidenses como represalia a las impuestas por EE. UU. sobre el acero y el aluminio. Estas gravan con un 10% productos estadounidenses como la cerveza, el zumo de naranja y el güisqui y suponen 16.600 millones de dólares canadienses, que equivalen al valor de las exportaciones metalúrgicas canadienses.

Históricamente, Canadá ha tasado los productos lácteos estadounidenses con un 270%, una política proteccionista diseñada para espolear la producción de queso nacional. El presidente de Estados Unidos ha criticado esta postura públicamente, tildándola de injusta para los granjeros de su país. Como resultado, se ha firmado un acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés), aún pendiente de ratificación, que otorgará acceso al mercado canadiense a los productos lácteos de EE. UU.

México

Al igual que Canadá, México impuso tasas a productos estadounidenses como contestación a las puestas en marcha por EE. UU. Las importaciones de pernil y paleta de cerdo se gravaron con un 20%, y algunos tipos de quesos y búrbones con entre un 20% y 25%. Además, México también ha impuesto unas tasas del 25% sobre el acero estadounidense.

Estos aranceles sobre los quesos estadounidenses han producido un pronunciado descenso en la rentabilidad de la industria láctea del país. Algunos granjeros han mostrado su desilusión con la administración Trump, ya que se han encontrado con un número menguante de mercados en los que poder vender sus productos. Las reservas de queso estadounidenses se encuentran en récords máximos: 635 millones de kilos se encuentran almacenados debido al descenso de la demanda en México y Canadá.

La UE

Las represalias europeas se hicieron realidad el 22 de junio de 2018, cuando el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, anunció la imposición de tasas con un valor de 2.800 millones de euros sobre importaciones estadounidenses a países miembros de la UE. Las tarifas se aplican al güisqui, el zumo de naranja y las motocicletas (motivo por el cual, como se ha mencionado anteriormente, Harley-Davidson ha movido parte de su producción a Europa).

El presidente Juncker visitó Washington en julio de 2018 para reunirse con el presidente Trump. Este encuentro resultó en una tregua entre ambas partes, en la que acordaron "trabajar y colaborar para lograr cero tasas, cero barreras no arancelarias y cero subsidios a bienes no automovilísticos".

¿Qué ocurrirá a partir de ahora durante la guerra comercial?

China

Durante la tregua de 90 días entre China y EE. UU., las tensiones se han relajado. Sin embargo, Trump ha manifestado que no tendría reservas en implantar nuevas tasas si para cuando la tregua termine no se ha alcanzado un acuerdo concreto.

En caso de que esto ocurra, China podría responder implantando más aranceles o vendiendo parte de los bonos del Tesoro estadounidense que posee, con un valor de 1,17 billones de dólares. Esto podría provocar un caos en los mercados internacionales, afectar a los tipos de interés de EE. UU. y llegar a perjudicar la salud de la economía del país.

Canadá y México

Canadá y México firmaron el USMCA con Estados Unidos durante la cumbre del G20 en Buenos Aires a finales de noviembre de 2018. Trump considera este acuerdo una mejora del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), pero está aún pendiente de ratificación por los poderes legislativos de los tres países.

La Cámara de Comercio Norteamericana ha anunciado que solo ejercerá presión a favor de la ratificación del acuerdo si Trump levanta las tasas sobre el acero y el aluminio mexicanos y canadienses, ya que considera que estas dañan tanto a los consumidores como a los productores estadounidenses.

Europa

La Unión Europea mantiene un superávit comercial con Estados Unidos. Esto significa que, a pesar de los aranceles estadounidenses, la UE cuenta con una balanza comercial positiva frente a EE. UU. Esta ventaja se evidencia por la fuerza del euro frente al dólar, que se mantenía en 1,15 a principios de enero de 2019.

Noviembre de 2018 se estableció como la fecha límite para eliminar barreras no arancelarias, que podrían haber equilibrado la balanza entre Europa y EE. UU., pero las reuniones nunca llegaron a producirse. Ahora está por ver si se producirá una mejora en la relación comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea en 2019.

Abra una cuenta ahora

Ejecución rápida en una amplia gama de mercados

Disfrute de un acceso flexible a más de 16.000 mercados globales, con una ejecución fiable

Ejecución rápida en una amplia gama de mercados

Disfrute de un acceso flexible a más de 16.000 mercados globales, con una ejecución fiable

Opere de forma sencilla, esté donde esté

Compre y venda posiciones desde nuestra galardonada app, diseñada para cualquier dispositivo móvil

Opere de forma sencilla, esté donde esté

Compre y venda posiciones desde nuestra galardonada app, diseñada para cualquier dispositivo móvil

Siéntase seguro con un proveedor de confianza

Con 45 años de experiencia, estamos orgullosos de ofrecer un servicio único, líder en el mercado

Siéntase seguro con un proveedor de confianza

Con 45 años de experiencia, estamos orgullosos de ofrecer un servicio único, líder en el mercado

También puede interesarle...

  • Trading de forex

    Invierta en torno a los efectos de la guerra comercial con nuestros pares de divisas

  • Brexit

    Obtenga más información sobre los próximos pasos del Gobierno británico y cómo la incertidumbre puede afectar a los mercados

  • Noticias de la OPEP

    Infórmese sobre las reuniones y noticias de OPEP y las implicaciones que esta tiene sobre la actividad de los inversores

Visite nuestra sección de ayuda

Consiga información sobre su cuenta y nuestros servicios

Consiga respuestas

O contacte con nuestro servicio de atención al cliente en el +34 91 787 61 61 o a través de correo electrónico a info.es@ig.com.

Estamos disponibles para atenderle en un amplio horario.

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 75% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Las opciones y los turbo warrants son instrumentos financieros complejos y su capital está en riesgo. Puede sufrir pérdidas rápidamente. Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.