Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Las opciones y los turbo warrants son instrumentos financieros complejos y su capital está en riesgo. Puede sufrir pérdidas rápidamente. Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.

¿Qué es minar bitcoin? ¿Es rentable?

La minería de bitcoin es crucial para mantener que la cadena de bloques (blockchain) sustente las criptomonedas. No obstante, los mineros se están enfrentando a recompensas menores y a costes más elevados, mientras que la competición sigue aumentando. Echemos un vistazo a en qué consiste minar bitcoins y a si es rentable.

Bitcoin
Fuente:Bloomberg

Minería es un término que se ha reservado a lo largo de la historia para aquellos que buscaban Oro y otro tipo de metales bajo tierra, pero hoy en día existe un nuevo tipo de minero que busca un tipo de tesoro diferente de una manera muy distinta.

Los mineros de bitcoin, equipados con ordenadores de alta tecnología en vez de con una pala, son cruciales para el ecosistema de bitcoin: dedican la potencia informática fundamental para mantener la cadena de bloques y comprueban miles de transacciones que ocurren cada día, además de ofrecer inmunidad de la red para los hackers, la posibilidad de rastrear una transacción y (la única) forma de crear nuevos bitcoin.

Más información sobre bitcoin y cómo funciona

El arte de la minería de bitcoin no tiene ni tan siquiera diez años, pero las recompensas que se ofrecen han visto como ha pasado de ser una transacción de aficionados que cualquiera podía hacer en casa a convertirse en un mercado industrializado y «energívoro».

La descentralización es lo esencial de bitcoin y, pese a que se entiende muy bien la importancia de la cadena de bloques, en ocasiones se pasa por alto cómo funciona este libro de cuentas público, teniendo en cuenta que no está controlado por ninguna persona o entidad. Por tanto, ¿qué es la minería de bitcoin y cómo funciona?

¿Qué es la minería de bitcoin?

La minería de bitcoin es el proceso que garantiza que bitcoin funcione como se pretende y es la única forma de introducir nueva oferta al mercado. Los mineros son individuos o empresas que contribuyen a la potencia informática para ayudar a mantener y operar la red de cadena de bloques que sustenta bitcoin como divisa digital. Estos ordenadores son los responsables de comprobar todas las transacciones de bitcoin y a cambio obtienen la oportunidad de «minar» bitcoin que se haya creado recientemente.

Aunque Internet ha creado un canal de comunicación rápido y universal en todo el mundo, el desarrollo de un sistema realmente descentralizado capaz de operar a escala global todavía se veía limitado por tres cuestiones importantes. En primer lugar, al no haber nadie al mando, ¿quién lleva un registro (y asume los costes de dicho registro) de todas las transacciones? En segundo lugar, ¿quién les pediría cuentas a los encargados del registro? Y, en tercer lugar, ¿cómo incentivas a la gente para que sean los encargados del registro en primer lugar?

Satoshi Nakamoto, el fundador de bitcoin, respondió a las tres preguntas. La gente, conocida como mineros, utilizaría sus propios ordenadores para darle potencia a y mantener la cadena de bloques (blockchain), lo que ayudará a organizar las transacciones del resto. Los ordenadores de otros mineros entonces comprobarían el trabajo para asegurarse de que es apropiado ofrecer consenso público sobre qué transacciones confirmar – si la información del minero original no coincide con lo que tiene todo el mundo, entonces está claro que es incorrecto. A cambio de hacer esto, a los mineros se les pagan los costes de la transacción y, siempre que aún haya más bitcoin para crear, la oportunidad de ganar en el nuevo bitcoin, que el protocolo emite más o menos cada diez minutos.

Que se utilizasen mineros de bitcoin para manejar la blockchain abordó muchos de los problemas que hicieron que los sistemas anteriores desapareciesen. Es descentralizado: el libro de cuentas no está bajo ningún tipo de control y cualquiera puede acceder a él y comprobar las transacciones que se han registrado. Hay incentivos: la gente tiene una razón para utilizar su hardware y pagar por la electricidad que necesitan para manejar la blockchain, ya que se les recompensa con nuevos bitcoin. Con todo, esto hace que sea inmune a los hackers: el hecho de que obtenga su potencia de una gran variedad de ordenadores en todo el mundo en lugar de una sola fuente significa que es bastante improbable (aunque no imposible) que alguien pudiese obtener el control de más del 50% de la red para tomar el control.

¿Cómo funciona realmente la minería de bitcoin?

Hoy en día, la minería de bitcoin se lleva a cabo predominantemente con el uso de sistemas informáticos potentes y desarrollados ad hoc que se conocen como plataformas que ejecutan dicho software día y noche. Todo los rigs se han establecido por la misma razón: para minar nuevo bitcoin. Pero para minar este bitcoin tienen que ayudar a la hora de actualizar el libro de cuentas público y también a validar el trabajo realizado por otros mineros que mantienen la cadena de bloques. Cada uno de los bitcoin que existen se han creado a través de la minería, lo que significa que un minero posee cada bitcoin hasta que (o sí) deciden venderlo.

Cada transacción de bitcoin en un principio entra en la red como «pendiente», o «sin confirmar», por lo que hay un flujo constante que se tiene que comprobar por parte de los mineros, para que la transacción se confirme. Este es el mismo principio que cuando un banco compensa un pago utilizando su tarjeta de débito. Estas transacciones contienen toda la información importante que se necesita para la transacción, tal como las direcciones de monedero de cada parte y la fecha, así como otros datos opcionales como códigos de transacción, números de referencia o mensajes.

La minería de bitcoin y los hashes

Los mineros, también conocidos como «nodos» o mining nodes en inglés, empiezan a organizar estos datos automáticamente. En primer lugar, reducen toda la información que hay en una transacción a un hash: una secuencia alfanumérica de 64 caracteres. Esto no solo condensa grandes cantidades de información en un archivo más pequeño, pero también encripta la información que representa ahora el hash. Una vez el hash haya sido creado, la información subyacente que representa no se puede cambiar sin estropear el hash, lo que podría alertar al resto de los mineros que maneja la blockchain.

Es importante también señalar que la blockchain se organiza en orden cronológico y el software de minería comienza automáticamente a recopilar las transacciones más recientes antes de pasar a la segunda transacción más reciente y después a la tercera, etcétera. Una vez se haya creado un hash para la transacción, se combina con la información de otra transacción para crear un hash nuevo. Se continúan juntando y combinando transacciones bajo un mismo hash hasta que estos forman un bloque. Son estos los bloques que se añaden para hacer crecer la cadena de transacciones (de ahí el nombre de cadena de bloques).

La minería de bitcoin y los nonces

Durante este proceso, los mineros compiten los unos con los otros para ser quienes resuelvan el bloque para que este esté listo para que se inserte en la cadena, ya que el minero que haga esto es el único al que se le recompensa con un bitcoin nuevo. Sin embargo, resolver bloques completos consiste más en un juego de adivinanzas que en uno en el que se requiere una destreza en particular. Los mineros compiten para encontrar un bloque de hash aleatorio que el protocolo de bitcoin esté buscando para rápidamente enviar varias estimaciones (conocidas como nonces) con la esperanza de acertar.

El carácter aleatorio de este proceso implica que los mineros no puedan encontrar patrones que seguir o tener una mejor idea sobre cuál será el próximo hash necesario para resolver el bloque y ganar un nuevo bitcoin: todo se reduce a la suerte. No obstante, pueden maximizar sus oportunidades, cuanta más potencia informática tenga un minero, más estimaciones podrán hacer. Es el mismo principio que cuando se juega a la lotería: puede comprar más billetes para aumentar sus oportunidades de ganar, pero no hay ninguna garantía de que vaya a ganar el premio independientemente de cuántos compre.

Una vez un minero resuelve un nuevo bloque, se crea un número de bloque que sigue secuencialmente al último bloque que se añadió a la cadena, probando de forma matemática el nuevo bloque con los otros bloques de transacciones en la cadena que ya han sido confirmados y verificados por la red basada en el consenso.

Cuando se ha añadido el nuevo bloque a la blockchain, este tiene que ser confirmado por los otros mineros. El minero que haya resuelto el bloque tiene que tener su prueba de trabajo, o PoW (por sus siglas en inglés), revisada por otros mineros para asegurarse de que toda la información es correcta. Esto se hace gracias a otros múltiples mineros que comprueban que el hash del bloque coincide con la información subyacente que representa, con el que poder llegar a un consenso sobre si el nuevo bloque es legítimo o no. El modelo que se basa en el consenso es con lo que se evita que los defraudadores manipulen nuevas o previas transacciones e impide el «doble gasto», o double spending en inglés, (cuando alguien gasta bitcoin que ya han gastado y que ya no tienen), ya que la cadena de bloques reconocerá si alguna de las nuevas transacciones incluye bitcoin que ya se ha gastado.

En dicha condición, los mineros actúan esencialmente como auditores del trabajo de otros para garantizar que todo el mundo respeta las normas.

¿Por qué la gente mina bitcoin?

Al minero que completa el PoW para añadir un nuevo bloque a la blockchain, habiendo ayudado a verificar un grupo de transacciones durante un periodo de tiempo determinado, se le recompensa con doble: se le da el nuevo bitcoin que el protocolo haya generado y también se les recompensa con los costes de transacción adjuntos. Esta es una manera de adquirir bitcoin sin tener que comprarlos.

El protocolo de bitcoin dicta la velocidad y el volumen a los que la nueva oferta de bitcoin se añade al mercado. Los nuevos se generan para los mineros que hayan tenido éxito cada diez minutos, pero el algoritmo que controla este no está técnicamente dictado por tiempo. En cambio, está diseñado para ajustar cómo de difícil es que los mineros resuelvan un nuevo bloque, para mantener estable el flujo de la nueva oferta a esa velocidad. Esto significa que la frecuencia a la que se publica bitcoin no se ve afectada cuando aumento el número de mineros en funcionamiento o cuando se aplica más potencia informática. Las recompensas que se ofrecen se mantienen igual independientemente de cuántos mineros estén compitiendo por ellas, y el nuevo bitcoin en oferta se mantiene igual sin importan cuánta potencia informática se haya aportado. Lo único que cambia son las probabilidades de que los mineros ganen algunas de las recompensas que se ofrecen.

Si bien se seguirá publicando nuevo bitcoin en intervalos de diez minutos, el volumen de los nuevos bitcoin publicados sí que cambia para aquellos mineros que tienen éxito, que se reduce a la mitad cada cuatro años (técnicamente hablando, cada 210.000 bloques). Cuando Satoshi minó por primera vez bitcoin en 2009, la recompensa era de 50 bitcoin antes de caer a 12,5 bitcoin en 2012, y después al nivel actual en 2016. El siguiente recorte, que lo redujo a 6,25 bitcoin, se espera que ocurra en 2020, que es cuando los mineros esperan que los volúmenes más bajos sean compensados ​​por precios más altos.

Solamente va a haber 21 millones de bitcoin en existencias y la gran mayoría ya han sido minados - el 17º millón de bitcoin se publicó en abril de 2018. La frecuencia constante de publicación de volúmenes cada vez menores significa que el último bitcoin no se minará hasta más o menos 2140.

A los mineros también se les pagan costes de transacción además del nuevo bitcoin que se publica. Las cantidades ingentes que los procesadores de pagos y bancos generan los miles de millos de transacciones que todos llevamos a cabo cada día es a menudo citado como una de las razones por las que bitcoin y las criptomonedas son necesarias. Pero a menudo se malinterpreta que utilizar bitcoin no es gratis, aunque sea más barato que lo que ofrece en estos momentos el sistema financiero tradicional. Los mineros no tienen que cobrar costes de transacción y no hace mucho tan solo los aplicaban a ciertos tipos de transacciones, como las que son particularmente grandes o pequeñas, pero los ingresos provenientes de los costes de transacción se han disparado y su confianza en este flujo de ingresos solo está destinada a crecer.

¿Es rentable minar bitcoin?

En resumen, es imposible concretar si la minería de bitcoin como práctica es rentable en general. Hay demasiadas variables: el coste del hardware y la energía que se necesita para impulsarlo difiere en gran medida en todo el mundo y el rendimiento que cada minero entrega depende de cómo de posible es competir con un número creciente de competidores que intenta todos conseguir el mismo premio.

De la misma manera que las posibilidades de los mineros de oro de encontrar una pepita se reducirían a medida que más gente comenzase a cavar en el mismo territorio, las posibilidades de un minero de bitcoin de ganar un nuevo bitcoin y costes de transacción decrecen cuanta más competición haya en el mercado. No hay más depósitos de bitcoin que cavar y los mineros de bitcoin deben competir por el mismo tesoro o no competir en absoluto.

Pese a que no se sabe con seguridad si la minería de bitcoin es rentable en estos momentos, sí que sabemos otras cosas con certeza. Una, que la mayoría de los mineros de bitcoin estaban obteniendo beneficios durante los primeros años. Dos, que los mineros deben de estar cosechando recompensa, ya que de no ser así no habría ningún tipo de incentivo para ellos para seguir minando. Y tres, que, aunque algunos podrían estar todavía ganando dinero con la minería de bitcoin, es sin duda menos rentable de lo que solía ser y más difícil a la hora de competir que nunca.

Este tercer punto se demuestra con cuán difícil se ha convertido resolver un nuevo bloque y ganar la recompensa. Según blockchain.com, el nivel de dificultad a la hora de encontrar un nuevo bloque (medido por la potencia del hash aplicada por todos los mineros) se ha incrementado exponencialmente en 2018, lo que demuestra un crecimiento en la competición.

Información adicional muestra que la frecuencia de hash, la cantidad de hashes que entregan los mineros por segundo, se ha multiplicado por 12 desde finales de 2017.

La variable más importante que determina la rentabilidad de minar es sin duda el precio de bitcoin. En los vertiginosos márgenes de 19.000$ de finales del año anterior, la recompensa de 12,5 bitcoin valdría cerca de 240.000$. Hoy en día, al precio actual de bitcoin de 6270$, esos mismos 12,5 bitcoin tienen un valor de alrededor de 78.400$. Las sumas que están ahora en oferta, pese a que son bajas en relación con menos de hace un año, no son nada despreciables, pero los costes de adquirir ordenadores todavía más potentes y consumir más electricidad, junto con la elevada competición, significa que los rigs pueden debatirse a precios incluso más altos.

Bitcoin mining difficulty chart

Gráfico sobre la dificultad de minar bitcoin
Fuente: blockchain.com
Fuente: blockchain.com

Información adicional muestra que la frecuencia de hash, la cantidad de hashes que entregan los mineros por segundo, se ha multiplicado por 12 desde finales de 2017.

La variable más importante que determina la rentabilidad de minar es sin duda el precio de bitcoin. En los vertiginosos márgenes de 19.000$ de finales del año anterior, la recompensa de 12,5 bitcoin valdría cerca de 240.000$. Hoy en día, al precio actual de bitcoin de 6270$, esos mismos 12,5 bitcoin tienen un valor de alrededor de 78.400$. Las sumas que están ahora en oferta, pese a que son bajas en relación con menos de hace un año, no son nada despreciables, pero los costes de adquirir ordenadores todavía más potentes y consumir más electricidad, junto con la elevada competición, significa que los rigs pueden debatirse a precios incluso más altos.

Las recompensas de la minería de bitcoin: el cambio de bitcoin nuevo a los costes de transacción

A medida que la cantidad de bitcoin nuevo se publica decrece el incentivo para los mineros de continuar haciendo su trabajo y de mantener la cadena de bloques irá cambiando gradualmente a los costes de transacción que se ofrecen en vez de minar nuevo bitcoin.

El volumen de las transacciones diarias de bitcoin alcanzó su máximo alrededor de 490.000, cuando el precio estaba en su punto máximo a finales del último año, pero las estadísticas más recientes muestran que los volúmenes diarios varían entre 200.000 y 260.000. No es raro que los volúmenes experimenten una gran volatilidad por la que el bitcoin se ha vuelto conocido: una caída del 25% en un solo día pasa a menudo.

Source: blockchain.com

La cantidad de transacciones que se llevan a cabo es sin duda importante en lo que se refiere a cuánto pueden ganar los mineros en los costes de transacción. Estos costes han caído en correlación con el descenso experimentado en los volúmenes. Cuando los precios eran elevados, los mineros de bitcoin ganaban tanto como 1500 bitcoin cada uno cada día, pero ahora mismo eso es mucho menos. Los mineros han cobrado menos de 30 bitcoin por día en costes de transacción desde finales de junio de 2018.

Fuente: blockchain.com

Total transaction fees chart

Gráficos sobre los costes de transacción de bitcoin totales
Fuente: blockchain.com

Minería de bitcoin: ¿qué equipo se utiliza?

La minería de bitcoin originariamente se realizaba mediante el uso de simples ordenadores domésticos (CPU) y, aunque cualquiera puede todavía descargarse el software y empezar a minar. Estos pequeños actores han sido en gran parte expulsados de la industria por aquellos que poseen una potencia informática más seria.

La primera mejora, por así decirlo, ocurrió después de que los mineros comenzasen a darse cuenta de que podrían usar tarjetas gráficas (GPU) en sus ordenadores. Las GPU se dedicaban a minar y ofrecían más potencia que las CPU y, por tanto, mejores oportunidades de resolver nuevos bloques y ganar recompensas. En el momento en que uno de los mineros descubrió esto, el resto no tardaron mucho en seguirle, lo que desató lo que se califica como la «guerra hash», hash rate war en inglés, que aún continúa hasta hoy en día, ya que los mineros siguen mejorando su equipo para maximizar sus oportunidades en un mercado cada vez más competitivo.

Esta contienda ha hecho que la minería de bitcoin haya pasado de ser un pasatiempo doméstico a una operación a escala industrial. Las GPU han sido reemplazadas por dicho hardware que ha sido diseñado para llevar a cabo nada más que operaciones de minería. Estos chips de circuitos integrados para aplicaciones específicas (ASIC, por sus siglas en inglés) comenzaron a ganar fuerza a medida que los fabricantes de hardware, originalmente en Asia, comenzaron a introducir un nuevo equipo específicamente diseñado para los mineros antes de que se volviese virtualmente imposible minar de manera competitiva sin usar ASIC.

A medida que la tecnología se vuelve más sofisticada, también lo hacen las personas que la usan. Este equipo de alta tecnología es cada vez más costoso y, por lo tanto, las empresas que tienen la capacidad financiera necesaria están asumiendo cada vez más el papel de comprar lo suficiente como para abarrotar centros de datos del tamaño de un almacén. La cantidad de bitcoin que gana cada minero es en general proporcional al nivel de potencia informática con el que contribuyen a la red en general y, aunque los «criptoentusiastas» y los amantes de los bitcoin pueden haber sido los que originalmente minaron la criptomoneda (los llamados «millonarios de bitcoin», que actúan como embajadores de marca), hoy en día han sido expulsados por enormes operaciones de alto consumo energético.

La tecnología está todavía en evolución y hay algunas ASIC en el mercado que ya están clasificadas como obsoletas. La tecnología que evoluciona rápidamente hace que los costes de la minería sean mayores, ya que hay una necesidad constante de mejorar para poder ser competitivo, y cuanto más grandes y potentes se conviertan estas operaciones (a las que a menudo se refieren como «granjas de bitcoin», o mining farms en inglés, más electricidad se necesitarán para poder operar.

En los días de las GPU, los grandes fabricantes de hardware como NVIDIA y Advanced Micro Devices (AMD) dominaban el mercado, al ser los primeros los que representan más del 70% del mismo. Pero el cambio a ASIC ha dejado atrás a ambas empresas, ya que ninguna ofrece ASIC.

Minería de bitcoin utilizando ASIC: Bitmain domina el mercado

La empresa que ha surgido como una fuerza predominante en la industria del hardware para minería es la empresa china Bitmain. Este gigante solicitó una oferta pública de venta (OPV) de miles de millones de dólares en Hong Kong a principios de año, publicando un prospecto que revelaba que recaudaron 2,5 mil millones de dólares de beneficios en comparación con los 277,6 millones de dólares del año anterior. Los beneficios son igualmente asombrosos, subiendo (en un nivel previo a los impuestos) de tan solo 137,8 millones de dólares a 897,4 millones en 2017.

Esta rápida evolución ha continuado en la primera mitad del 2018, con unos ingresos de 2,85 mil millones de dólares y beneficios previos a impuestos de 907,8 millones de dólares, ambos superando las cifras anuales del año anterior. Bitmain vendió más de 2,5 millones de rigs en los primeros seis meses de 2018, más de lo que ha vendido en los tres años anteriores en conjunto, y es el mayor fabricante de hardware de minería de bitcoin en el mundo, seguido de otra empresa china, Canaan, que está en segundo lugar. Canaan, que produce ASIC bajo el nombre de marca Avalon, también solicitó una OPV en Hong Kong a principios de año.

Minería de bitcoin: mining pools y cloud mining

No todo el mundo puede permitirse el sofisticado equipo que se necesita para la minería de bitcoin de hoy en día, pero esto ha hecho que se abran nuevos mercados y modelos que los mineros de bitcoin pueden seguir.

Dado que muchos individuos han visto como sus posibilidades de competir se han reducido, muchos de ellos han decidido agruparse para crear un sistema de minería lo suficientemente grande para competir con los más grandes. Estas mining pools (cuya traducción al español podría ser «red minera» o «pool de minería») combinan la potencia informática de muchos rigs individuales para aumentar las posibilidades de ganar las recompensas que se ofrecen, pese a que esto también significa que se deben repartir las recompensas entre más gente. Para unirse a estas mining pools también hay que pagar ciertos costes, lo que hace que la rentabilidad se reduzca aún más. Las mining pools son una forma eficaz de minar para aquellos que de otra manera tendrían muy pocas oportunidades de hacerlo con éxito, aunque a costa de un precio.

Otro de los modelos nuevos es el cloud mining, que podría traducirse al español como «minar bitcoin en la nube». Tanto individuos como compañías, en vez de adquirir hardware que requiere mucho capital y necesita mucha energía, pueden alquilar tiempo en el rig de otra persona y recoger cualquier tipo de recompensa que el rig gane durante ese período. Las empresas que alquilan estos rigs tienen varias formas de ganar dinero. Algunas cobran costes mensuales, otras cobran en base a la frecuencia del hash (la cantidad de potencia de procesamiento que se emplea), y algunas otras añaden algunos costes como costes de mantenimiento. El cloud mining puede ser complejo y costoso, pero sí que evita las molestias y los costes de crear y manejar tu propio rig.

Alternativas a la minería de bitcoin

Existen otras maneras de ganar exposición a bitcoin a parte de la minería. La más obvia es comprar bitcoin a través de los diferentes mercados de criptomonedas que ganan dinero actuando como los intermediarios que facilitan las transacciones. Sin embargo, este tipo de mercados hacen que el trading vuelva a estar bajo un control centralizado y expone a los traders a hackeos, robos y otro tipo de problemas, que bitcoin y otras criptomonedas están diseñadas para evitar.

Más información sobre las criptomonedas más prometedoras

Resulta interesante que haya más maneras de conseguir criptomonedas (además de comprarlas o minarlas) de las que podría pensar. Por ejemplo, uno de los mayores intercambios de bitcoin, Coinbase, en 2018 compró Earn.com, un servicio de mensajería de pago que le permite a los usuarios «ganar» criptomonedas respondiendo a emails y completando tareas específicas. Esto está siendo utilizado por las empresas para que la gente participe en encuestas o haga reseñas de sus productos a cambio de criptomonedas.

Algunas ofertas iniciales de moneda (ICO por sus siglas en inglés) – cuando se ofrecen nuevas criptomonedas al público de misma manera que una empresa ofrece nuevas acciones bajo una oferta pública de venta (OPV), aunque solamente está comprando la criptomoneda, no invistiendo en la empresa que publica la ICO – ofrecen monedas gratuitas a aquellos que quieran recomendarle a un amigo la oferta.

Algunos servicios ofrecen criptomonedas a cambio de ver vídeos, y hay un nuevo concepto que está incluso intentando recompensar a los usuarios en base a la cantidad de tiempo que usan una nueva plataforma de redes sociales financiada por anuncios. La cadena de bloques seguirá encontrando nuevas aplicaciones y usos innovadores a medida que se va desarrollando. El ethereum para el uso de contratos inteligentes es uno de los ejemplos de cómo diferentes criptomonedas pueden resolver diferentes problemas.

También puede especular en el precio del bitcoin y otras ocho criptomonedas con IG, de manera muy similar a cómo puede hacerlo con las tradicionales divisas fiduciarias.

Trading de criptomonedas

No es necesario tener criptomonedas para operar.
Aprenda a cómo abrir posiciones largas o cortas en
bitcoin, ether y litecoin.

¿Qué depara el futuro para la minería de bitcoin?

«Por lo de ahora, el lanzamiento de esas recompensas es lo que garantiza que el libro de cuentas de bitcoin, su cadena de bloques esté actualizado, mantenido y preservado. A lo largo del tiempo, a medida que la generación de nuevos bitcoin decrece, el sistema de recompensa cambiará a uno en el que los mineros serán recompensados con costes de transacción modestos impuestos a cualquiera que realice pagos» – «Criptomonedas: ¿El futuro del dinero?» escrito por Paul Vigna y Michael J. Casey.

Se seguirá publicando nuevo bitcoin hasta bien entrados en el próximo siglo, pero su contribución a la recompensa en general disminuirá a medida que el tiempo pase, dándole más importancia a los costes de transacción que ganan los mineros. Existe un avanzado debate sobre qué significa todo esto para el futuro de la minería de bitcoin: un tema crucial teniendo en cuenta que la blockchain que le da su significado a bitcoin no es nada sin los mineros que le dan potencia y la manejan.

Una de las creencias es que el declive a la hora de publicar nuevo bitcoin rebajaría el atractivo y lleva a menos mineros a mantener el sistema, potencialmente a un nivel inadecuado para que el bitcoin siga adelante.

Otra es que los costes de transacción tendrán que aumentar para asegurar que se les paga a los mineros lo suficiente para que el libro de cuentas público siga adelante, potencialmente a niveles que lo hagan más caro que el sistema tradicional que se usa hoy en día.

Algunas creen que el surgimiento de gigantescas mining farms y centros de datos específicamente diseñados para minar bitcoin y mantener el libro de cuentas a la larga centralizarán la red, ya que caerá más potencia informática en pocas manos. Otras creen que la cada vez mayor escasez de bitcoin (ya que la cantidad de bitcoin nuevo que entra en el mercado decrece) conducirá a precios más altos que pueden compensar el hecho de que se publiquen menos volumen.

Una última teoría que merece la pena mencionar se remontan a los inicios de bitcoin. El propio monedero de Satoshi, que ha quedado en gran parte intacto desde los primeros días de la criptomoneda, contiene alrededor de un millón de bitcoin que algunos creen que se ha dejado como reserva como una manera de inyectar grandes cantidades de nueva oferta en el mercado, en caso de que sea necesario en un futuro cercano o lejano. Satoshi puede que tenga más influencia que ninguno en el mercado: vender un millón de bitcoin a la vez podría hacer que el mercado colapsase fácilmente. Sin embargo, muchos dirían que un pionero en descentralización nunca buscaría actuar de la misma manera que un banco central lo hace a la hora de emitir una nueva divisa para intentar orientar el valor.

El futuro de la minería de bitcoin es tan incierto y emocionante como el propio bitcoin. Los mineros pueden intentar maximizar sus oportunidades almacenando la mejor potencia informática que puedan, pero todos ellos en definitiva tienen que depender de una suerte considerable y, a medida que los gastos de funcionamiento y de hardware se encarecen, cae las recompensas que se ofrecen y la competición por este suministro de recompensas aumenta, quizás necesiten mucha más.

Esta información ha sido preparada por Europe GmbH e IG Markets Ltd (ambos, IG). Además del aviso legal que se presenta a continuación, el material de esta página no contiene un registro de nuestros precios de trading, ni una oferta de, ni una solicitud para una transacción en ningún instrumento financiero. IG no se hará responsable en ningún caso del uso que se pudiera hacer de estos comentarios o de las consecuencias que se puedan derivar. No se hace ninguna representación o se da garantía en lo relativo a la exactitud o la exhaustividad de dichas informaciones, por lo que toda persona que decida utilizarlo lo hará bajo su propia responsabilidad. Cualquier estudio que se proporcione no tiene en cuenta objetivos específicos, la situación financiera ni las necesidades de un sujeto concreto que haya podido recibirlo. No se ha preparado de conformidad con las disposiciones legales diseñadas para promover la independencia de los informes de inversión y como tal es considerada como una comunicación de marketing. Aunque no estamos específicamente constreñidos de operar con anticipación a nuestras recomendaciones, no buscamos sacar provecho de ellas antes de proporcionarlas a nuestros clientes. Consulte el aviso legal de análisis no independientes completo y nuestras recomendaciones de investigación no independientes.


Aprenda con nuestros expertos en Academia IG, a través de cursos online paso a paso, webinarios y seminarios presenciales diseñados para ayudarle a desarrollar sus habilidades en el trading.