Las subidas semanales en Europa rondan el 5%

Eso se justifica principalmente por un cambio en el apetito comprador de los inversores, tras las duras caídas durante los meses de agosto y septiembre. Así, el impulso alcista que nació a finales de septiembre parece ser más que un rebote esfímero.