Empezando con el pie izquierdo

Vemos una mala jornada tras las tensiones en el Oriente Medio y la depreciación del Yuan

bg_dubai_khalifa_tower_1358829

La primera jornada del año ha traído sorpresas desagradables. No creo que a estas alturas nadie pensase en una recuperación milagrosa de las bolsas después del complejo último trimestre de 2015 que hemos vivido, pero esta primera bofetada nada más empezar puede ser difícil de asimilar. Una vez más ha quedado demostrado que China es quien marca ahora el ritmo al que bailan los mercados. Ya ocurrió en agosto, cuando las persistentes dudas que suscitaba el escaso crecimiento del gigante asiático acabaron provocando un pánico en cadena que evaporó casi un 20% del valor de las principales bolsas europeas. Esperemos que ahora no lleguemos a esos extremos, pero no cabe duda de que el mundo tendrá que encontrar un nuevo equilibrio en el que China no crezca a ese ritmo. No faltará quien piense que no tenía ningún sentido esperar que China siguiese creciendo de esa forma mucho más tiempo, pero el mercado es ciertamente irracional en muchos sentidos y solo podemos intentar adaptarnos lo mejor que podamos. En esta ocasión, el desencadenante no ha sido un dato macro sino el fuerte desplome de su mercado bursátil. No está muy claro si sería el origen o la consecuencia, pero lo cierto es que el PMI manufacturero Caixin de diciembre ha arrojado una lectura de 48,2, que no solo está por debajo de lo esperado (49,0) sino que cada vez se adentra más en niveles de contracción económica. Previsiblemente, el Yuan se ha depreciado intensamente frente al Dólar, aunque aún más frente al Euro que poco a poco va afianzando su papel de refugio ante toda esta incertidumbre. El día 1, el organismo regulador de los mercados chinos implantó una nueva norma por la que se justificaba el cierre de las bolsas si un índice de referencia, en concreto el CSI 300, caía más de un 7%. Eso ha sido, precisamente, lo que ha ocurrido esta madrugada y la razón de que Europa se haya despertado con las rodillas flojas aunque los datos publicados poco después de la apertura parecen haber frenado ligeramente el desplome (PMIs manufactureros de Alemania y zona Euro en 53,2, en ambos casos cifras mejores que lo esperado). España ha decepcionado levemente con una lectura inferior a la esperada, pero en cualquier caso sigue moviéndose en niveles de expansión económica por lo que la tensión se ve amortiguada, ayudada por la cercanía del soporte de los 9.200-9.300 puntos. España está jugando una liga aparte, de todas formas, con el confuso bloqueo político en el que nos vemos inmersos. Sin entrar en discusiones ideológicas, es indudable que los mercados acusan mucho este tipo de situaciones y que gran parte de los partidos en liza no serían bien vistos por las bolsas. Habrá que tener paciencia mientras se corta el nudo gordiano de una forma o de otra pero mientras esto ocurre quizá no haya mejor consejo que ser precavido y vigilar muy estrechamente la gestión del riesgo.

Por si todo esto no fuese suficiente, este fin de semana ha tenido lugar un asalto a la embajada de Arabia Saudí en Teherán. Los sectores más reaccionarios de la rama Chií han querido tomar represalias por la ejecución de un mediático clérigo chií árabe, lo que ha provocado que la monarquía corte los lazos diplomáticos con Irán. El equilibrio era precario entre las grandes potencias de Oriente Medio y estos desacuerdos introducen una tensión adicional tanto al panorama geopolítico como al suministro y precio del crudo, que ha experimentado un rango de movimiento superior al 4% en los últimos días por la elevada volatilidad.

El oro, por su parte, está experimentando subidas cercanas al 1%. Como era de esperar, conociendo la correlación inversa que debería mantener con el Euro/Dólar, ambos productos han tomado la misma dirección, quizá en respuesta a la creciente necesidad de encontrar productos seguros para capear el temporal que se está gestando.

Durante el resto del día veremos el IPC mensual de Alemania y los índices manufactureros estadounidenses.

Encontrar un artículo

Formación de trading

  • Operar con CFDs

    En esta sección le ofrecemos una introducción a la realización de operaciones de CFDs (Contratos por Diferencia) y cómo funcionan mediante ejemplos de operativa, además de las razones por las que operar con CFDs. También le explicamos cuáles son los costes y comisiones.

  • Apalancamiento y margen

    En esta sección presentamos nuestra plataforma de negociación y explicamos cómo operar con CFDs sobre miles de mercados. También detallamos el uso los Stops y Límites y cómo operar con apalancamiento.

  • Acciones

    El mercado de Acciones es fundamental para las economías nacionales. Descubra cómo el trading de acciones permite expandirse y desarrollarse a las empresas, al mismo tiempo que proporciona fuentes de ingresos a los inversores privados y grandes fondos.

     

Esta información la ha elaborado IG, nombre comercial de IG Markets Limited. Además del aviso sobre riesgo de abajo, el material de esta página no contiene un registro de nuestros precios de trading, ni una oferta ni una propuesta para una transacción sobre ningún instrumento financiero. IG no acepta responsabilidad alguna por ningún uso que se pueda hacer de estos comentarios ni de las consecuencias de dicho uso. No se garantiza la exactitud ni la completitud de la información. Por consiguiente, cualquier persona que actúe guiada por los artículos lo hace enteramente bajo su propio riesgo. La investigación proporcionada no está relacionada con ningún objetivo específico de inversiones, ni con ninguna situación financiera ni las necesidades de ninguna persona específica que pueda recibirla. No se ha elaborado de acuerdo a los requisitos legales designados para promocionar la independencia de la investigación para inversiones y por tanto se considera una comunicación publicitaria. A pesar de que no estamos especificamente restringidos de operar de acuerdo a nuestras recomendaciones, no buscamos sacar provecho de ellas antes de ofrecérselas a los clientes.