Continúan las turbulencias en los mercados

La fuerte espiral bajista del euro, que ya se encuentra en mínimos de los últimos 9 años, elemento a tener en cuenta.

Crudo
Crudo

Seguimos la semana con nuevas turbulencias provenientes de Grecia y del petróleo. Aunque tras las últimas caídas parece que las principales bolsas europeas quieren estabilizarse y recuperar niveles de suelo más sólidos, lo cierto es que los focos de incertidumbre están lejos de apagarse.

Las elecciones en Grecia son un epicentro especialmente relevante, que nos retrotraen a los momentos críticos que vivimos a mediados del año pasado, si bien un estudio de la cronología del problema heleno refleja que la situación, aunque no ha estado en las portadas desde la aprobación del último paquete de rescate, tampoco ha estado ni mucho menos cerca de mejorar: la deflación se ha mantenido, las medidas del Gobierno no han logrado mejorar el mercado laboral y las principales entidades financieras del país han sido objeto de intentos fallidos de reestructuración. La conclusión lógica es que Grecia no va a ser capaz de devolver las ayudas a tiempo y que, a pesar de las prórrogas concedidas por el Eurogrupo, podría necesitar medidas adicionales de rescate; una quita y nuevas prórrogas en el mejor de los casos y un salida temporal de euro en el peor. Por ahora las negociaciones se han detenido hasta que se conozca el resultado de las elecciones a finales de enero, elecciones que se han convertido en una especie de laboratorio sociopolítico con el auge de la izquierda populista, que podría conseguir su primera victoria en Europa tras la crisis y que serviría de muestra para ver si las medidas propuestas son realistas o si no son más que utopías para conseguir votos.

Por otra parte seguimos vigilando una de las commodities por excelencia: el petróleo. Por ahora la caída de los precios parece imparable y ya hay analistas que especulan con los 40$ como objetivo de corto plazo y que empiezan a avisar de que recuperar los 100$ podría ser imposible. El asunto del petróleo es curioso puesto que para economías importadoras, como la mayoría de las europeas, tendría que ser una magnífica noticia (excepto para las petroleras, por supuesto) y, sin embargo, está generando un pánico quizá algo injustificado.

La fuerte espiral bajista del euro, que ya se encuentra en mínimos de los últimos 9 años, también es un elemento a tener en cuenta puesto que, a pesar del positivo efecto que tendría sobre la balanza comercial europea, también es una fuente de problemas para el IPC, principal caballo de batalla de la economía del viejo continente ahora mismo.

Los datos macro de hoy también merecen cierta atención. Además de los datos de ventas minoristas y del mercado laboral en Alemania, que han salido razonablemente bien, esperamos uno de los más importantes indicadores para el BCE en la actualidad, el IPC europeo, para el que no se esperan cambios relevantes, al menos en la versión subyacente, que elimina la aportación de alimentos y energía al mix. La versión completa marca una previsión bastante negativa, algo obvio si añadimos el petróleo a la ecuación. Como siempre, lo importante será comprobar si el resultado se ajusta a las previsiones o si arroja sorpresas. Por la tarde veremos datos de empleo (nóminas no agrícolas ADP), balanza comercial  y actas del FOMC en EE.UU. Las previsiones de estos datos reflejan el lento pero constante crecimiento de la economía norteamericana y, si no hay sorpresas, darán nuevo respaldo al crecimiento de sus principales selectivos.

Artículos de los analistas

Encontrar un artículo

Formación de trading

  • Precios y ponderación

    Le explicamos las funciones de los índices principales y segundarios y cómo se recopilan. Aprenda cómo ganar exposición a estos mercados volátiles a través de algunos de los productos de inversión más populares del mundo.

  • Medir el riesgo

    Todas las inversiones financieras conllevan un nivel mayor o menor de riesgo. Descubra cómo proteger su cartera de inversiones prestando atención a todos los riesgos implicados y gestionando su exposición de forma razonable.

  • Por qué utilizar un plan de trading

    Un plan de trading es una herramienta que usted puede usar para definir de forma clara sus objetivos y poder conseguirlos. En este módulo le explicamos cómo desarrollar su propio plan y llevarlo a cabo.

Esta información la ha elaborado IG, nombre comercial de IG Markets Limited. Además del aviso sobre riesgo de abajo, el material de esta página no contiene un registro de nuestros precios de trading, ni una oferta ni una propuesta para una transacción sobre ningún instrumento financiero. IG no acepta responsabilidad alguna por ningún uso que se pueda hacer de estos comentarios ni de las consecuencias de dicho uso. No se garantiza la exactitud ni la completitud de la información. Por consiguiente, cualquier persona que actúe guiada por los artículos lo hace enteramente bajo su propio riesgo. La investigación proporcionada no está relacionada con ningún objetivo específico de inversiones, ni con ninguna situación financiera ni las necesidades de ninguna persona específica que pueda recibirla. No se ha elaborado de acuerdo a los requisitos legales designados para promocionar la independencia de la investigación para inversiones y por tanto se considera una comunicación publicitaria. A pesar de que no estamos especificamente restringidos de operar de acuerdo a nuestras recomendaciones, no buscamos sacar provecho de ellas antes de ofrecérselas a los clientes.